La energía cinética será crucial en los automóviles del futuro

La nanotecnología debe apoyar este proceso

9 de marzo de 2017

Amortiguadores, poleas, ventiladores y correas serán fundamentales en la acumulación de energía 

Diversos ingenieros y expertos en tecnología automotriz señalan que la posibilidad de aprovechar la energía que genera el funcionamiento de diversos subcomponentes de un vehículo automotor aumenta con el desarrollo científico y ello posibilitará que a medio plazo se tengan vehículos cada vez más sustentables y menos dependientes de fuentes de energía fósiles.

La fricción que generan los discos de frenos al funcionar ya es convertida en energía e inyectada a un recuperador que, a su vez, alimenta una batería eléctrica que hace funcionar un motor y un sistema de transmisión.  Por los momentos, el uso de estos “frenos regenerativos” se circunscribe a las flotas camioneras y de buses colectivos de gran capacidad, por usar ruedas y discos de gran tamaño, pero la capacidad de aprovechar esta energía con más eficiencia permitirá a corto plazo añadir esta función a los autos de pasajeros.

El movimiento de la suspensión y los amortiguadores de los autos también genera energía que puede ser acumulada en sistemas recuperadores.  La experiencia del deporte, especialmente en Fórmula 1 gracias a los experimentos de Mercedes-Benz, sugiere que en un futuro también pueda aplicarse al automóvil de serie.

Elementos como poleas, ventiladores, correas y similares también producen energía cinética en pequeña cantidad que podría acumularse en pequeñas baterías que hagan funcionar elementos como sensores y subsistemas como instrumentos, iluminación y similares. 

Según los científicos, la posibilidad de aprovechar esta energía cinética “constante” aumentará en la medida “en que la nanotecnología permita producir a buen costo baterías de pequeño tamaño, resistentes al calor y capaces de almacenar cada vez más energía.”

Los expertos que han evaluado el tema señalan que “en diez años veremos cambios espectaculares”, sugiriendo que “las baterías serán cada vez más pequeñas, pero también tendrán más capacidad y serán más fáciles de cargar”, al tiempo que “los sistemas que consumen electricidad serán cada vez más eficientes y requerirán menos energía”. 

Fuente: Guiamotor.com