Estudio demuestra que la conducta agresiva de un solo conductor hace que los demás imiten su comportamiento
  • 1

Se realizaron encuestas cualitativas en grupos focales y encuestas online

28 de diciembre de 2015

El estudio abarcó a 15 países europeos

El 87% de los casi 9 mil conductores encuestados por Goodyear y la London School of Economics and Political Science (LSE) en 15 países europeos estuvieron de acuerdo con que la amabilidad de una persona al volante puede inducirles a ser cordiales con otro conductor con el que se crucen durante el mismo trayecto.

Un 55% admitió que cuando un conductor provoca su enfado o irritación, es más probable que respondan desahogándose con otro al cabo de un tiempo. Una simple muestra de amabilidad o un acto agresivo pueden ser los desencadenantes de un efecto dominó que conduzca, bien a una situación cómoda y segura, o bien a una agobiante y peligrosa para todos los conductores.

El estudio, que fue diseñado para analizar las interacciones entre conductores y sus actitudes entre sí, así como su efecto sobre la conducción temeraria, consistió en una encuesta cualitativa con grupos focales y entrevistas a conductores en el Reino Unido e Italia, así como una encuesta online cuantitativa a casi de 9 mil conductores de 15 países (Bélgica, Republica Checa, Alemania, Francia, Italia, los Países Bajos, Polonia, Rumania, Rusia, Suecia, Turquía, Eslovenia, España, el Reino Unido y Austria).

Cuando se les enseñaron videos de interacciones en la carretera, la mayor parte de los conductores encuestados estuvieron de acuerdo con la importancia que tienen gestos como dar las gracias y menos del 10% negó la importancia de estas muestras de cortesía. En las entrevistas, los conductores no tuvieron problemas en reconocer que, cuando otro conductor no les da las gracias, es más probable que en el siguiente cruce muestren menos amabilidad.

Además, el estudio definió una amplia gama de conductas que fomentan el antagonismo: estrategias para colarse en incorporaciones con tráfico denso, no respetar la distancia de seguridad, el uso incorrecto de los intermitentes o no mantenerse en el carril correspondiente en la autopista. En las entrevistas, los conductores admitieron incluso que ellos mismos se comportan de esta manera, muchas veces sin darse cuenta, pudiendo desencadenar un efecto dominó de interacciones negativas.

Fuente: Portalautomotriz.com