Aumentan los accidentes de tránsito por uso de celulares

En España 94% de los conductores reconoce el peligro del uso de ellos

27 de octubre de 2016

Hablar por celular aumenta entre 4 y 9 veces el riesgo de accidentes

La National Highway Traffic Safety Administration advirtió en Estados Unidos del impacto de los celulares en los accidentes de tránsito. El número de muertes se había visto reducido de forma constante en las últimas cuatro décadas, pero en 2015 las carreteras estadounidenses vieron un repute de muertes que se ha acentuado en la primera mitad de 2016, donde se han producido un 10,4% más que en el mismo periodo del año anterior.

Ese repunte está asociado al uso de aplicaciones móviles durante la conducción: la tendencia a usar el celular de forma activa durante el trayecto está dando lugar a distracciones fatales.

Los responsables de las principales plataformas móviles y también los fabricantes de vehículos están tratando de ofrecer soluciones a esas distracciones, y la mayoría se centra en la opción de poder controlar el dispositivo móvil con la voz para evitar tocarlo durante la conducción. Para Deborah Hersman, del National Safety Council de EEUU, no está claro que esas tecnologías reduzcan las distracciones: podrían incluso animar a la gente a usar más y más funciones mientras conducen, algo que al final es una distracción constante.

Un estudio del Real Automóvil Club de Cataluña (RACC) mostró recientemente cómo el 94% de los conductores reconocía que usar el celular al volante era una práctica peligrosa.

A principios de 2015 se conocían también los datos de mortalidad en las carreteras catalanas interurbanas. En las conclusiones se indicaba que esa mortalidad se había reducido un 17,6% respecto al año anterior, pero había un dato preocupante: por primera vez la distracción al volante había superado al exceso de velocidad como causa de los accidentes de tráfico.

Muchas de esas distracciones estaban causadas por el celular: al cruzar esos datos con las estadísticas de la Policía de la Generalidad de Cataluña se confirmó que el 87% de las multas impuestas por las distracciones al volante tenían que ver con la manipulación de teléfonos móviles o GPS.

Según la DGT “hablar por el celular aumenta entre 4 y 9 veces el riesgo de sufrir un accidente de tráfico, es decir, es similar a conducir con una alcoholemia de 1.0 g/l. Si en condiciones normales no se percibe entre un 5-15% de las señales de tráfico, hablando por el dispositivo móvil se dejan de captar hasta un 50%”.

Hay otra práctica especialmente peligrosa al volante: la de usar las omnipresentes aplicaciones de mensajería instantánea durante los trayectos. Según la DGT el riesgo de siniestro se multiplica por 23, porque el efecto de esas distracciones es evidente en quienes las sufren.

Fuente: Xataka.com